miércoles, octubre 03, 2007

3.04, 3.11, 3.06, 3.09, 3.15 x 50 = ¿¿¿??? ¡Que soy de letras!

Una vez comentados los taxis limeños vamos con el cambio de monedas, otra de las rutinas de los extranjeros en Lima. El día que tenga internet en el departamento me he prometido a mí mismo que van, el mismo día, las combis, la extradición de Fujimori y la comida peruana, con mención especial para el ají y el anticucho, pero hoy es el turno del cambio.

Gracias a los compañeros de la chamba sé desde el segundo día que llegué qué billetes son legales y cuáles son falsos. Pero no sólo hay que fijarse en los billetes: las monedas de 2 y 5 soles también pueden ser falsas, aunque es bastante extraño.

Para detectar los billetes falsos hay que fijarse que el número lateral que indica el valor del billete brille al moverlo. Pero esto no vale para todos, porque los billetes anteriores a 2004 no brillan aunque sean buenos. La norma general para todos, independientemente de la fecha de emisión, es mirarlo al trasluz y si se ve el careto del tío, la banda y las letras en el reverso es que es bueno. Por lo que sé hasta ahora, acabado el tema de los billetes.

Luego están las monedas falsas que, como he dicho anteriormente, son más difíciles de encontrar que los billetes falsos. Que yo sepa sólo se falsifican las monedas de 2 y 5 soles (0,50 y 1,25 euros respectivamente). Son más difíciles de detectar que los billetes. Estas monedas llevan el escudo de armas del Perú (que por cierto es bastante bonito).


Bueno, pues detrás de cada uno de los tres símbolos (la vicuña, la quina y la cornucopia) hay, o debería, haber unas rayas. Si las hay, es buena. Si no, es mala. Mis escasos conocimientos sobre monedas y billetes peruanos se acaban aquí.

Pero no se puede hablar del cambio de moneda sin mencionar al cambista, especie urbana muy común en el barrio de Miraflores. Su hábitat primario comprende la zona que va aproximadamente desde el Óvalo de Miraflores (o José Pardo) por el norte hasta la Avenida Benavides por el sur y desde el Pacífico por el oeste hasta la Vía Expresa hacia el este pero se extienden por toda la ciudad (al menos por las partes que he visto hasta hoy). Visten unos chalecos parecidos a los naranjas del coche en España, pero aquí son verde oscuro con franjas amarillo fosforito en los bordes. También tienen símbolos a los lados con las monedas que aceptan (€ y $) y llevan en sus manos imponentes fajos de billetes.

Pensaba que cambiar en la calle iba a tener algo más de... no sé, peliculero (¡maldita generación del Emule!) pero es de lo más normal del mundo. Tú te acercas, mejor dicho él se acerca y te dice a cuánto está el cambio ese día. Entonces o regateas, y no se puede mucho la verdad, o pruebas con el de al lado (casi siempre hay varios juntos). Así hasta que encuentres uno que tenga una buena tasa de cambio. Una vez te da los soles (es importante mirar la operación en la calculadora) hay que comprobar que sean verdaderos y ahora sí, darle tus billetes. Las primeras veces resulta algo violento levantar el billete en su cara y comprobar allí mismo que es bueno (o no) pero así es cómo se hace y no hay otra manera. También pensaba que si te daban alguno falso y pedías que te lo cambiaran sería más embarazoso pero para nada; simplemente lo meten en el fajo y te dan otro.

Lo mejor, recomendado por muchos limeños, es hacerse con uno habitual. Dará mejor cambio y no te intentará colar ninguno falso. La gente del departamento ya tenemos a "nuestro" cambista. Encima él y yo somos tocayos.

Hasta la fecha no me tragado ningún billete falso. Toco madera porque siga así. Lo malo de cambiar dólares (pensaba que cambiar euros aquí sería bastante más complicado) es que no para de bajar (se dice que puede llegar a 2,8 soles por dólar, lo que sería bastante negativo para el país según los economistas; ahora mismo está a 3,02) aunque por otra parte el departamento lo firmamos en dólares. Lo comido por lo servido. Además me quedan pocos dólares así que la próxima vez que saque será directamente en soles.

Y hoy fiesta con toda la gente del curro. Mañana probablemente no estaré para actualizar. Chao, chao.

4 comentarios:

Jomra dijo...

Saludos

También fíjate en los cambios bancarios por internet, a veces tienen buenos precios en comparación con el bancario ordinario y "compite" con el de la calle (sobre todo para operaciones medio grandes, al menos esto era así hace un tiempillo -no sé, realmente, cómo estará la cosa ahora, es mejor fijarse...-). Sobre el "cambista habitual", hasta a tu casa va si se lo pides 8depende de cada persona), todo depende de la cantidad que te vayas a jugar, casi que mejor es no sacar el dinero a la calle y hacer la operación cómodamente en casa. en fin, suerte en estos trances.

¿Ya no se falsifican de un sol y cincuenta céntimos? "En mis tiempos" los intis servían para falsificar las de un sol, sobre todo en provincias los vi (algunas parecían "rehechas" a mano, buenísimas)... También recuerdo que era habitual colarlas en taquitos de monedas (un inti es del mismo tamaño que un sol, también plateada), pero supongo que esa práctica ya acabó (la última vez que estuve en Lima no recuerdo que nadie me diera soles en taquitos, mas sí me colaron una de cinco soles bamba :(, la cambié al toque :P).

Hasta Luego ;)

Defender of the Faith dijo...

Gracias por los consejos Jomra. El pata al que voy siempre está en Larco, cerca del parque Kennedy. Es una zona tranquila y cambio de poco en poco. Además así salgo de mi jato y doy una vuelta

A mí también me han colado de cinco soles. Me sirvieron para cenar esa misma noche ;)

De todas maneras miraré lo de internet, chao

PD: estás en Perú o en España?

Defender of the Faith dijo...

Los intis tenían una especie de sol o de pájaro en la moneda? Entonces creo que sí he visto (y colado sin darme ni cuenta). Están guapas

Jomra dijo...

Saludos

Nop, los INTIS no tenían soles por ningún lado -no las que recuerdo y conozco-... las que tienen unos pájaros son las monedas de 10 y 20 céntimos de sol... Me he puesto a buscar y he encontrado esto: Monedas del Perú, de toda su historia -se supone-.

Hasta Luego ;)

PD: Estoy en España (en Salamanca para ser más exactos).