viernes, febrero 09, 2007

La democracia según Losantos

Para este libeggal (que procede del maoísmo) la democracia es "yo te insulto, tú me insultas". Bravo, más de doscientos años de revoluciones y pasos hacia sociedades verdaderamente democráticas para que llegue un fascista como éste a imponer su modelo de democracia. Y mucho ojo que lo contrario es "corrupción".

Y se queda en evidencia él sólo cuando habla de los "progres que estaban con Franco", sólo saben decir "facha-culo-caca-pedo-pis, sólo saben insultar por que no saben qué decir", pero Fede ¿acaso no era eso la democracia para ti?

A un libeggal tampoco le pega mucho decir que "el que tenga medios que se defienda", ¿el liberalismo no se basa en la igualdad de oportunidades?, o decir que "recurrir a un juez (por insultos) es como recurrir a un sicario".

Con todo no es lo más sorprendente, vuelve a reírse de sus oyentes explicándoles cómo les captó (en El Mundo ya lo hizo hace unos meses): "insulté e insulté durante meses a Gabilondo para que me respondiera y así ganar audiencia", así que por lógica los oyentes de Federico son unos tíos a los que les gusta el follón y el insulto pero eso sí, liberales hasta el tuétano. La próxima vez directamente llámalos subnormales y que sigan así, que te estás forrando a su costa.

3 comentarios:

Onatnomiguel dijo...

jejeej que cooll el escrito, escelente video

bye

Señor_S dijo...

Deplorable lo de Fede el libegal, enfin si es democracia insultar y que te insulten igual también es democracia que se le pegue una paliza a este hombre, no?
es broma, no se merece que alguien se manche las manos por tocar la cara de este, por desgracia, aragonés como yo.
Ah chapeau por Buenafuente al no aceptar un premio porque también estaba galardonado Federico Jimenez Losantos.

Defender of the Faith dijo...

Y Del Olmo por criticar la concesión del premio. Es lo que hay que hacer, apartarse de todo lo que tenga que ver con el tío éste, ya sé que no es democrático, lo democrático sería insultarle pero los "liberticidas" semos así.

Que en una sociedad democrática uno de sus creadores de opinión más influyentes sea éste es muy grave, como también lo de Pedro J. y las mochilas, el ácido bórico, o los presos que ven en el patio a etarras e islamistas desde su celda (con un muro que no le deja ver el patio), y sus fragonetas que aparecen y desaparecen con cintas de la Orquesta Mondragón, etc, etc; de esto no puede salir nada bueno, o tal vez sí, escisión del PP en extrema derecha y derecha civilizada.