martes, diciembre 26, 2006

Sentada por una vivienda

Las movilizaciones por una vivienda digna por fin tuvieron éxito en Huesca. El pasado sábado unas 30 personas se reunieron en la plaza Zaragoza para pedir que se haga algo en este tema. Allí había de todo (dentro de lo que permite una treintena de personas): asociaciones vecinales, culturales, sin adscripción; en definitiva, lo que es la propia plataforma.

Para haber estado organizada a última hora y deprisa y corriendo ha sido la de mayor éxito celebrada en Huesca. Más si se tiene en cuenta las fechas. Después de una media hora de estar en la plaza Zaragoza la gente decidió cortar el tráfico en los Porches, cosa que hicieron durante unos diez minutos en los que únicamente el transporte público pudo pasar mientras se repartían folletos con las exigencias de la plataforma. Finalmente, se leyó un comunicado y a esperar un rato hasta que empezara el teatro.

Impresionaba la cantidad de policía que había, tres coches de la Local y otros tantos de la Nacional. Eso sí, se limitaron a verlo y no actuaron, en gran parte debido a la actitud pacífica de los reunidos.

Y después llegó la obra de teatro hecha por el Ateneo (esto es lo que era a las 18:30, no la manifestación, perdón por el lío) en la que ya hubo más gente, por que algunos de los que pasaban por allí se paraban a verla. Resumiendo mucho, fue un descojone pero bastante realista por desgracia. Resumiendo menos, la acción transcurría en "una ciudad muy lejana", en la que un constructor (el señor Forescusa. Uno de los puntazos del teatro y hubo muchos) se reúne con el alcalde (don Gaspar) para proponerle una urbanización (Siglo XXI) en una zona rústica. Tras convencer al alcalde en menos de diez segundos con la promesa de dinero para el ayuntamiento, puestos de trabajo y progreso, se presenta delante de una de las casas a expropiar. El propietario recibe una miseria en comparación con el negocio que han preparado y se ignoran sus quejas, el guardaespaldas lo echa a la primera. Entonces aparece un tío vestido de una bolsa de dinero negro, "jaja, ya es mío, me voy a forrar" o algo así.

También aparece un periodista por donde se va a edificar y encuentra al ex propietario que le cuenta la movida, ve un notición y llama al jefe que le dice que lo olvide. Al día siguiente la portada es algo así como "Urbanización Siglo XXI, el progreso en la ciudad". El antiguo inquilino, una vez vendida su casa, se tiene que comprar otra y acude a "Ipermaja", donde la empleada no deja de recordarle que es "su banco amigo" (otro puntazo). Tras hacerle firmar sin leer la letra pequeña ("son tonterías") y meter a su hijo en la hipoteca (yo juraría que esto no se puede y que tampoco se hace), la simpatía acaba en un santiamén y si te he visto no me acuerdo. Vamos que se queda más jodido que antes e hipotecado. Y aquí se acabó la obra y la manifestación, sentada o lo que fuera. Bueno, pues estoy satisfecho, primera vez que esto ha tenido éxito en Huesca. Ahora hay que ir a más.

Ahora toca esperar a la próxima. A ver si la plataforma coge algo más de cuerpo y la gente responde mejor.

4 comentarios:

Señor_S dijo...

estuvo muy bien la sentada manifestacion etc que se celebro en huesca. si pongo alguna pega fue la poca gente que hubo pero bueno la noticia se oyo que es lo importante.
como PD parece que se ve bien el blog aunque aun no lo se del todo.

Anónimo dijo...

nos puedes poner la octavilla q se repartía

Anónimo dijo...

Hace falta ser muy cerdo para ver una pocilga meterse dos años en ella

ermele dijo...

aunque pareciera que hubo poca gente, la verdad es que fuimos más que la última vez. Creo que poco a poco vamos formando una conciencia ciudadana sobre la problemática de la vivienda.

Un saludo.

P.D.-->PAZ Y LIBERTAD